TIPS PARA LIMPIAR EL CALZADO

Una duda que nos surge a todos a la hora de comprarnos unos zapatos nuevos es ¿los podré lavar? ¿se me ensuciarán y no sabré como quitar la mancha?, por ello aquí os traemos algunos 'tips' de como limpiar vuestro calzado según el tipo de material del que esté fabricado.


1. ZAPATOS DE ANTELINA

La antelina es un material muy parecido al ante o al serraje pero sintético, no proviene de piel animal. Es una de las materias que se ensucian con más facilidad y más difíciles de limpiar; pero ahora existen dos formas de limpiar tus zapatos de antelina y que vuelvan a quedar como nuevos. La primera es utilizar un spray impermeabilizador, que crea una especie de película en el calzado y hace que cualquier líquido que caiga sobre él, resbale. Otro truco más tradicional es frotar con toallitas húmedas de bebe en dirección de la tela para que no se rompa o desgarre.


2. ZAPATOS DE ESPARTO

El esparto y el yute son fibras naturales por lo que tienen que estar lo más alejadas del agua posible. La manera de eliminar una mancha sobre estos materiales es espolvorear polvos talco y dejarlos reposar para que las manchas se adhieran. Después hay que frotar con un cepillo para eliminar los restos.


3. ZAPATOS DE LONA

Es fácil meter los zapatos de lona o tela a la lavadora y en muchos casos si se puede, pero cuidado, porque puede despegarse la suela o encoger. Depende del tipo de mancha es mejor mezclar agua con un par de gotas de amoniaco o bicarbonato y frotar muy suavemente. En cuanto a la suela blanca de goma, puedes utilizar pasta de bicarbonato y agua, aunque existe un producto (CIF) que sirve para limpiar las juntas de las baldosas del baño, que contiene microcristales que hace que blanquee mucho más. Por supuesto, siempre hay que dejarlos secar a la sombra, ya que los rayos del sol podrían amarillear el calzado.


4. ZAPATOS DE POLIPIEL

Este material es el más sencillo de limpiar, ya que simplemente pasándole un trapo húmedo con agua conseguirás eliminar cualquier mancha.


5. ZAPATOS BLANCOS

Puedes probar con una mezcla a partes iguales de agua y vinagre blanco más una cantidad similar de bicarbonato, formando una pasta. Aplícala frotando con un cepillo de dientes, déjalos un par de horas hasta que se seque al aire. Golpea las suelas entre sí para que caiga la pasta seca y retira el resto con un cepillo. Las manchas de césped las puedes eliminar con un poco de alcohol.


6. DEPORTIVAS

Tanto las plantillas como los cordones se pueden introducir en la lavadora pero el resto de las deportivas no suele ser recomendable. Lava la zapatilla a mano con un cepillo de cerdas finas. Aplica agua tibia y jabón tanto por el exterior como por el interior. Elimina la suciedad con el cepillo de forma suave. Seca todo al aire y no coloques las zapatillas sobre un radiador ya que el calor podría deformarlas.



No se encontraron resultados.


Deja un Comentario

Tu email no será publicado

1
×
Hola! ¿En qué puedo ayudarte?